Publicidad


Publicidad

El coscorrón con el que se buscan dividendos electorales

Ariel Ahumada fue el intendente quien hace dos años fue agredido por el vicepresidente Germán Vargas Lleras. Acaba de renunciar a la Policía Nacional para lanzarse a la política a través de un movimiento que ya tiene candidato a la Alcaldía de Bogotá y busca conformar una lista de 45 aspirantes al Concejo.

Por Agencia Periodismo Investigativo | Mié, 10/03/2021 - 12:40

El 23 de diciembre de 2016, un video se hizo viral en las redes sociales. En las imágenes se evidenció que el entonces vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, agredía a uno de sus escoltas propinándole un coscorrón. La publicación dejó mal parado al funcionario, quien después presentó excusas a su escolta y al país. El afectado fue Ariel Ahumada Sacristán, miembro de la Policía Nacional, quien desde ese entonces guardó silencio. Hoy, 28 meses después, reapareció para denunciar que luego del incidente su vida cambió pero también para hacer pública su intención de participar en política, a través de la aspiración a la alcaldía de Bogotá que tiene el candidato Luis Ernesto Gómez, viceministro del interior y de Trabajo del gobierno Santos y vocero del movimiento Activistas.

El asunto se reactivó hace pocas horas cuando Ahumada Sacristán publicó un video en redes sociales en donde promociona su nueva aspiración política. Allí se identifica como un activista contra el abuso del poder y recuerda que el país lo conoce porque fue la persona a quien Germán Vargas golpeó su cabeza. Acto seguido afirma que durante dos años ha permanecido en silencio por respeto a la Policía de la cual hizo parte hasta hace unos días.

En su declaración pública dice que ha vuelto a hablar no como un acto de retaliación, pues según él, es un tema que va más allá del caso Vargas Lleras. “El abuso de poder tiene muchas caras y muchas veces lo vemos normalizado como sociedad…pero créame a mi me dejó cicatrices profundas, soledad y depresión. Hoy me sumo al movimiento Activista porque quiero que lo que me pasó a mi nos sirva a todos para reflexionar sobre la cultura del abuso de poder”.

Según Ahumada, después del incidente con el exfuncionario, fue víctima de burlas, maltratos e intentos de silenciarlo, por eso señala que no quiere que otras personas sean víctimas y pasen por la misma situación, “empezando por Bogotá”.

Una revisión a los archivos da cuenta que el movimiento Activista, es una colectividad política que se define como un grupo cultural y político, que según ellos, está cambiando a Bogotá. “Somos ciudadanos, vecinos, activistas de todas las edades. Lo que nos une son las ganas de actuar, de defender nuestras ideas y nuestras causas. Estábamos trabajando cada uno por su lado; ahora lo haremos juntos para hacer realidad una ciudad verde, amigable, incluyente, sostenible, inteligente e inspiradora ¡Una ciudad que nos enorgullezca!. Ha llegado nuestra hora, ¡vamos a cambiar a Bogotá con voz y voto de manera transparente y solidario”.

Los registros señalan que la colectividad tiene como principales líderes a Luis Ernesto Gómez, exviceministro del Interior y de Trabajo, durante el gobierno de Juan Manuel Santos. Un exfuncionario que desde el pasado 26 de enero cuando se presentó el movimiento, oficializó su aspiración a la alcaldía de Bogotá.

De igual manera, aparece como miembro reconocido del movimiento el abogado Enrique Borda Villegas, quien entre septiembre de 2014 a junio de 2016 se desempeñó como viceministro de Relaciones Laborales, Inspección y Gestión Territorial del ministerio de Trabajo, también en el gobierno de Juan Manuel Santos y cuando fueron titulares de esa cartera Luis Eduardo Garzón y Clara López. De la misma forma, Borda había sido secretario general de la alcaldía de Bogotá e incluso fue alcalde encargado de la ciudad cuando el burgomaestre fue Luis Eduardo Garzón.

Pero más allá de estos dos exfuncionarios que ahora caminan por el sendero de la política está el movimiento Activista que según sus fundadores busca ser una alternativa para los capitalinos con políticas que van desde la protección del medio ambiente, los animales, la oferta deportiva y la garantía de los derechos de las minorías sexuales y étnicas en la capital, así como propuestas en materia de empleo. De esta manera, la iniciativa política, ya tiene en sus filas a varios profesionales y ha efectuado una convocatoria pública con el propósito de conformar una lista de 45 candidatos al Concejo de Bogotá. Una iniciativa que contempla además la solicitud de donaciones voluntarias vía internet.

montaje

No obstante, la vinculación del intendente afectado por el incidente del coscorrón, documentos y fuentes de la Policía Nacional dan cuenta que a Ariel Ahumada Sacristán acaba de salir de la institución porque le aceptaron su solicitud de retiro después de permanecer como intendente durante más de dos décadas de servicio a la institución. También trabajó en labores de seguridad en el Congreso de la República.

Analistas políticos consultados frente al tema calificaron la presentación de Ahumada, en pleno año electoral, como la utilización política, no en favor del expolicía si no de terceros, que pretenden redimir en las urnas un incidente reprochable, que afectó la dignidad del intendente y que tuvo efectos negativos en la imagen del exvicepresidente y de alguna manera que incidió en los pasados comicios electorales en los que Vargas Lleras no pasó a la segunda vuelta.