Denuncian malas condiciones de dromedarios usados para paseos turísticos

La ONG Asociación para la Defensa y contra el Maltrato Animal de Lanzarote (ADEMAL) y la Fundación Internacional Franz Weber denunciaron las condiciones de los dromedarios (conocidos como camellos) para los paseos turísticos que se realizan en diferentes puntos de Lanzarote.

Por LeidyHernandez | Mié, 10/03/2021 - 10:04

La ONG Asociación para la Defensa y contra el Maltrato Animal de Lanzarote (ADEMAL) y la Fundación Internacional Franz Weber (FFW) denunciaron las condiciones de los dromedarios (conocidos como camellos) para los paseos turísticos que se realizan en diferentes puntos de Lanzarote.

La denuncia se realiza basada en el informe de un veterinario especialista en fauna silvestre desde donde se fundamentan las condiciones en las que se utilizan a los dromedarios para paseos turísticos. De esta forma, el director de la FFW, Leonardo Anselmi previene sobre futuras epidemias por “el deterioro ambiental y la explotación animal son auténticas bombas de relojería biológicas: queremos saber qué ha hecho o qué piensa hacer el Gobierno".

Así es como por medio del informe elaborado por el veterinario David Perpiñán, se muestran las condiciones de vida de los dromedarios, sus largas jornadas de transporte e incidencias múltiples, desde fallas en el bienestar hasta problemas dermatológicos y musculoesqueléticos. De la misma forma, se evidencian aspectos negativos como la obligación de los dromedarios de levantarse desde el suelo soportando + del 20% de su peso, la negación del agua y alimento o la sombra en días de mucho calor y durante más de 10 horas.

Cabe resaltar que el veterinario manifestó que “para garantizar el bienestar no bastaría con unos pequeños ajustes, es necesario un cocktail de medidas y modificaciones en el trato que reciben estos animales cada día". Cabe resaltar que los problemas de los animales corresponden al bienestar en estos animales como el uso de bozales, muchas horas sentados al sol y sin libertad para moverse, protegerse del sol o comer y beber agua.

De la misma forma, se hace referencia al peso que estos animales deben soportar al pasear a los turistas "en algunas ocasiones, superando el 50 por ciento del peso del propio animal". Además, se evidencia que los dromedarios deben levantar ese peso desde la posición sentada y en frío "lo que les supone un esfuerzo enorme en las articulaciones que ya están dañadas, al menos la piel que las recubre, porque se pasan todo el día sentados sobre una arena que es muy abrasiva".