Nuevo testimonio indicaría que Sara Sofía está muerta

Un nuevo testimonio en la investigación para dar con el paradero de Sara Sofía, menor desaparecida desde febrero en Bogotá, indicaría que la menor está muerta.

Por LeidyHernandez | Jue, 01/04/2021 - 11:11

Un nuevo testimonio en la investigación para dar con el paradero de Sara Sofía, menor desaparecida desde febrero en Bogotá, indicaría que la menor está muerta.

El testimonio de Carolina Galván, madre de la niña, revelada en Noticias RCN cambiaría el rumbo de la investigación de las autoridades. Pues Galván aseguró que Nilson Díaz, pareja sentimental de la mujer, es el responsable de la muerte de la niña por hechos ocurridos el 27 de enero de 2021.

Galván, quien ejercía la prostitución, habría salido a trabajar el 27 de enero, pero al no conseguir clientes, regresó a su casa y encontró a la niña durmiendo, por lo que procedió a descansar; sin embargo, “A las seis de la tarde Nilson se para a mirar la niña, cuando él manda a los niños para la sala y me llama: ‘¡Caro, venga! Cuando yo veo a la niña botando espuma por la nariz, entonces, yo me ataqué a llorar y llorar y empezaba a mover la niña para que se despertara y ya no despertó”.

 “La dejamos como media hora ahí y al rato Nilson coge una cobija azul oscura. Nilson envolvió la niña toda de pies a cabeza y la metió en un costal blanco de fibra blanco y la dejó en la sala”, agregó la mujer. “Todos los cuatro niños se dieron cuenta que Sarita estaba muerta. Ellos preguntaban qué le había pasado a Sara y Nilson decía que no sabía por qué había pasado eso. Yo no podía dormir y miraba cada rato para la sala a ver si la niña de pronto la escuchaba llorar y la podía sacar”.

El relato de las acciones de Díaz y García concluyó el viernes 29 de enero, cuando el hombre le contó que había lanzado el cuerpo de Sara Sofía a un caño.

“Me confiesa y me dice: ‘Yo desaparecí el cuerpo de Sarita’. (...) Cuando él me dijo eso, yo no le creí y seguimos todos para la casa y cuando entró, el cuerpo de Sarita no estaba (...) Después le pregunté a Nilson por el cuerpo de la niña. Él se hacía como el bobo, no me quería decir nada; entonces le seguí insistiendo que me dijera dónde estaba el cuerpo de Sarita y él me dijo: ‘Yo lo tiré en el caño’”.