Publicidad


Publicidad

Petro contó que Salvatore Mancuso lo buscó para pedirle ayuda cuando Uribe lo abandonó

El candidato presidencial habló también de su propuesta de perdón social, esta vez con el exjefe paramilitar y las atrocidades que cometió el grupo armado

Petro llamada Mancuso
Por Luisa Fernanda Peña | Dom, 24/04/2022 - 08:38 Créditos: Colprensa

El candidato presidencial por el Pacto Histórico, Gustavo Petro en medio de un evento de su campaña política en una plaza pública de Montería, Córdoba volvió a hablar de su propuesta de perdón social cuando aseguró que sostuvo conversaciones con el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, quien solicitó su ayuda para la seguridad de su hijo, recordando los horrores de la guerra que vivió Córdoba, departamento de donde es oriundo.

Por teléfono una vez me llamó estando en la cárcel. Se sentía traicionado de a quien él le había servido. Salvatore Mancuso creía que Uribe lo iba a salvar”, aseguró Petro.

De acuerdo con Petro, Mancuso estaba “asustado” porque unos unos hombres en moto estaban persiguiendo a su hijo en la ciudad de Montería para matarlo. “Petro, ayúdeme”, afirmó fueron las palabras del exjefe paramilitar.

Campaña política de Gustavo Petro en Montería, Córdoba sábado 23 de abril / @petrogustavo
Campaña política de Gustavo Petro en Montería, Córdoba sábado 23 de abril / @petrogustavo

El candidato presidencial aseguró que la petición de Mancuso había sido una “paradoja inmensa de la historia” y se cuestionó “¿Cómo a quien yo había concebido como el rival más poderoso en este departamento para que la lucha campesina sobreviviera, me pedía ayuda para que no le mataran el hijo? ¿Quienes lo iban a matar? Gente más poderosa que él. Salvatore Mancuso descubrió que al cabo de los tiempos de los fusiles, de los disparos, él también había sido usado por una gente más poderosa que él que había conducido a Colombia a una de las peores crisis”, relató. 

“Yo sentí que la historia cambiaba de rumbo, que aquel que había desatado tanta tristeza, que se había vanagloriado de andar en el club de Montería y de tener a las mejores hijas de lo que aquí llamaban la sociedad, había culminado traicionado, abandonado, dejado pobre, triste y solo en una cárcel, carcomido por el remordimiento, trataba de decirle a aquel que quizás algún día quiso matar, un tal Petro, que lo ayudara”, dijo el candidato presidencial del Pacto Histórico.

Además, recordó los horrores que vivió su departamento cuando “los hombres extraños ocultando sus caras, de noche, llegando al caserío sin luz, a matar uno tras otro, la masacre se ensoñó de Córdoba y quienes sin máscara auspiciaban esta masacre se iban volviendo senadores, gobernadores, se iban volviendo presidentes de la República y orgullosos mostraban el tamaño de sus haciendas. Tener haciendas en medio de la masacre, qué tristeza”. 

Sin embargo, aseguró en medio de su discurso que la conversación con Mancuso y la memoria de la guerra en Córdoba, no deben ser motivo de venganza y aseguró que de ser presidente no tendrá represalias contra ellos. “No podemos dejar llenar de odio el corazón porque nos destruye. No es ni la venganza ni el odio, quienes ensuciaron sus manos de sangre en este departamento pueden descansar tranquilos porque Petro no se va a vengar contra ellos”, dijo el candidato presidencial.

Fue así, como recordó su propuesta de perdón social, que desató una gran polémica en días pasados que se relacionó con un grupo de políticos condenados por corrupción quienes sostuvieron conversaciones en la cárcel La Picota con su hermano, Juan Fernando Petro. 

Petro aseguró que durante su llamada con Mancuso cuando lo buscó para pedirle ayuda, era un escenario para el perdón social del que ya había hablado, en esta vez con el paramilitarismo y el exjefe del grupo armado. “Yo no le respondí con odio, sentí que la historia había cambiado de rumbo, que aquel que había desatado tanta tristeza, que se había vanagloriado de andar en el club, había culminado traicionado, abandonado, pobre y triste y solo en una cárcel. No sentí venganza, me pareció que era un símbolo de un cambio de los tiempos, que era posible plantearse la opción del perdón social. Se me ocurrió hablar de eso otra vez en Semana Santa y me cayeron todos los medios de comunicación”, aseguró.


Lea también