Publicidad


Publicidad

Estudiantes escribieron panfleto a nombre del Clan del Golfo para no tener clases

Se trató de una falsa alarma. Autoridades y directivas identificaron a cuatro estudiantes implicados. Anunciaban un “baño de sangre” y pusieron como principal objetivo la Institución Educativa Francisco Javier Cisnero.

Estudiantes habrían escrito panfleto del Clan del Golfo para suspender las clases en su colegio
Por Agencia Periodismo Investigativo | Mar, 24/05/2022 - 07:42 Créditos: El Mostrador

Una increíble historia se conoció en Puerto Colombia, Atlántico. Estudiantes de la Institución Educativa Francisco Javier Cisneros escribieron un panfleto en nombre del Clan del Golfo para que fueran suspendidas las clases en su colegio.

En el documento, los estudiantes anunciaron un “baño de sangre”. Supuestamente la estructura criminal amenazaba de muerte si no se liberaba a alias Mamón, un delincuente que las autoridades capturaron en diciembre y era uno de los más buscados en el departamento.

Como objetivo militar, de no darse la supuesta liberación, el objetivo militar era la Institución Educativa. Los directivos, entonces, decidieron cancelar las clases presenciales para evitar poner en riesgo a estudiantes y docentes.

institución
Institución Educativa Francisco Javier Cisneros donde estudiantes escribieron el supuesto panfleto / Archivo

 

No obstante, luego de que las autoridades investigaran este hecho identificaron que dicha amenaza era falsa. Se trató de un panfleto amenazante hecho por cuatro alumnos de la institución con el propósito de no recibir clases.

La secretaria de Educación de Puerto Colombia, Maira Ahumada, confirmó que dicha amenaza era una falsa alarma. Según la funcionaria "Un grupo de jóvenes pasaron esto a las redes de manera irresponsable. Se está haciendo lo pertinente en este caso con los jóvenes y sus padres".

Por su parte, el secretario de Gobierno del municipio, Saúl Leyva, confirmó que:

El objetivo principal era no dar clases, incluso no estaban ni en semana de evaluaciones. Lo que salió a relucir es que uno de ellos no quería (recibir) clases y los demás compañeros le siguieron el juego; juego que terminó en el pánico de la comunidad, por eso hoy necesitamos trabajar interdisciplinariamente, de forma psicológica y demás, para que no se repitan episodios como estos

Mientras tanto, los jóvenes podrían ser expulsados de la institución e incluso tener sanciones penales ya que se trata de adolescentes mayores de 14 años.

Le puede interesar: