Publicidad


Publicidad

Donald Trump: el paciente cero y los contagios de la Casa Blanca

Por LeidyHernandez | Jue, 08/10/2020 - 09:06

Recientemente TIME, hizo una publicación donde deja en evidencia el recorrido que realizó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de haber dado positivo en una prueba rápida que dio el resultado en 15 minutos. El resultado fue positivo y el mandatario continuó su recorrido, dejando el Covid-19 en su paso y alrededor de la Casa Blanca.

Casa Blanca

 

Como ya se ha sabido, Trump no ha podido reconocer o adaptarse al virus, es según Time "una debilidad que invitaba al ridículo", pues el mandatario hizo una mueca cuando vio a sus ayudantes con máscaras. Pues, cuando el asesor adjunto de seguridad nacional Matt Pottinger les dijo a sus colegas que usaba una cubierta facial para proteger a un miembro de la familia con una afección respiratoria, se le informó que estaba "asustando a la gente" y que debería dejar de hacerlo alrededor del presidente.

Con este antecedente, el recorrido de Trump inició el 29 de septiembre cuando viajó a Cleveland para participar en el primer debate de las elecciones generales. Allí, en un auditorio de la Clínica Cleveland para el debate de 90 minutos, varios miembros de la familia Trump y la Administración se quitaron las máscaras en violación de las reglas de la clínica. 

Después, el mandatario viajó a Minnesota para una manifestación y una recaudación de fondos bajo techo. Allí, su ayudante, Hope Hicks se sintió enferma y se sentó aparte de otros pasajeros del Air Force One. Trump continuó su recorrido en su club de golf de Nueva Jersey para una recaudación de fondos parcialmente cubierta y sin máscara al día siguiente. Incluso aseguró que "El fin de la pandemia está a la vista", pero esa misma noche, Bloomberg News reveló que Hicks había dado positivo por Covid-19.

Incluso, según TIME, en ese momento Donald Trump ya se había hecho una prueba rápida de coronavirus que arroja resultados en 15 minutos y dio positivo. Pero para estar más seguro esperaba los resultados de una prueba de PCR más confiable. Sin decir nada del positivo de una prueba, antes de la 1 de la mañana del viernes 2 de octubre, Trump anunció su diagnóstico y el de la Primera Dama por medio de Twitter.

Sin embargo, muchas personas habían estado cerca de Trump y todas ellas comenzaron a dar positivo. Las primeras fueron una docena de invitados al evento del Rose Garden, incluidos dos senadores republicanos, los confidentes de Trump Kellyanne Conway y Chris Christie, y tres miembros de la oficina de prensa de la Casa Blanca. 

Así mismo, para el 6 de octubre, el recuento había aumentado para incluir a otra senadora, la presidenta del Comité Nacional Republicano, el asesor de la Casa Blanca Stephen Miller, el gerente de campaña de Trump, Bill Stepien, y un almirante de la Guardia Costera que asistió a una recepción en honor a las familias de militares.

Y aunque la Casa Blanca publicaba fotos y videos que hacían lucir vigoroso, el mandatario se enfermó y tuvo que ser trasladado en avión al hospital. Él estaba “bastante convencido de que no necesitaba” el oxígeno que le administraron, dijo su médico, el comandante de la Marina Sean Conley. Incluso, la Casa Blanca se negó a decir cuándo Trump había dado negativo por última vez y no rastreó completamente sus contactos ni cooperó con los funcionarios de salud pública locales en los lugares a los que había viajado el presidente. 

Con información de TIME