Reparos y denuncias de trabajadores de Avianca a hermana del presidente Iván Duque

Empleados y exempleados de la aerolínea vuelven a evidenciar manejos en la aerolínea y cuestionan actuaciones de vicepresidente María Paula Duque. Compañía sigue en proceso de restructuración de sus operaciones con deudas millonarias.

Por Agencia Periodismo Investigativo | Dom, 25/10/2020 - 11:21

Por: Norbey Quevedo y Ana Naranjo

Dos noticias contradictorias recibieron los empleados de Avianca en los últimos días. El salario de octubre será pagado en su totalidad y saldrán de la compañía seis mil funcionarios en los próximos meses. Un contexto en donde un numeroso grupo de trabajadores se anticipó a la situación, evidenció actuaciones de sus directivos y fueron más allá, cuestionando a María Paula Duque, vicepresidente senior de relaciones estratégicas de la compañía y hermana del presidente Iván Duque.

La incertidumbre laboral de los empleados se acrecentó ante recientes anuncios oficiales de Avianca, por varias comunicaciones dirigidas a los directivos y por testimonios conocidos por la Agencia de Periodismo Investigativo, API. Un cúmulo de reparos en donde, entre otros aspectos, cuestionan además de la labor de los directivos extranjeros y sus ingresos en contraste con el sacrificio, reducción de salarios y apoyo que solicitaron a los trabajadores.  

Por ejemplo, en una reciente comunicación un grupo de funcionarios expresan sus reparos a la vicepresidente Duque. “En una charla que dio María Paula Duque decía con mucha alegría y orgullo que la compañía no había despedido a nadie y que gracias a la ayuda de los colaboradores que tomaron las licencias no remuneradas, la compañía seguía en firme porque ya no eran las compañías las fuertes para proteger a los empleados, sino que los fuertes eran los empleados que protegían las compañías”.

Afirmaciones de la directiva que los trabajadores ripostaron en cartas que fueron entregadas hace pocos días. Allí aseguran que Duque olvidó decir que las licencias no remuneradas no fueron una opción voluntaria para los trabajadores, sino la única  para no afrontar una suspensión de contrato o no ser incluidos en la lista de empleados solicitados a cada director de área para salir de la compañía.

Los trabajadores evidenciaron también que en muchos casos para que se pudieran quedar en la empresa, quienes aceptaron acogerse a la licencia no remunerada por un semestre o un año, aceptaron incluso trabajar sin devengar salario y para permanecer en Avianca. “Señora María Paula, no fuimos fuertes como usted asegura, fuimos ilusos y engañados en nuestra buena fe”, señala otra de las cartas.

CARTA DE LOS TRABAJADORES

 

Una situación, que según registros internos de Avianca, derivó en que aquellos trabajadores que se acogieron a la figura de suspensión de contrato por un semestre o un año, no regresarán a la compañía por cuanto la nueva estructura laboral ya fue definida. Paradójicamente quienes no tomaron esa opción ya fueron seleccionados y  retornaron a sus actividades  en la aerolínea con relativa normalidad.  

En los últimos meses ante la incertidumbre laboral varios trabajadores tuvieron que asumir otros oficios. Algunos de ellos relataron que por las dificultades económicas derivadas de las decisiones de la empresa están atravesando por problemas para el sustento de sus familias, el pago de obligaciones y permanecen en la búsqueda de labores adicionales que generen un ingreso, como vender  productos de belleza al detal o hacer turnos en call center.

Frente a la situación voceros de la compañía afirmaron a la Agencia de Periodismo Investigativo, API, que Avianca ha expedido varios comunicados de prensa en donde ha explicado la situación de la empresa, el futuro de los trabajadores, como va el proceso de Ley de Quiebras en Estados Unidos y como las millonarias bonificaciones de los directivos estaban justificadas e informadas. “Nosotros dimos respuesta al mercado y en su momento a los medios sobre el asunto”, señaló uno de sus voceros.  

Otro de los directivos cuestionados por empleados y exempleados de Avianca es Anko van der Werff, Ceo de la compañía. Al respecto, los trabajadores indicaron que fueron marginados, que el directivo no fue realmente consciente de las dificultades que está atravesando el personal de la aerolínea y a cambio recibió millonarios recursos en dólares sin aportar o reducir sus ingresos como ayuda a la empresa.

De hecho, en una de las comunicaciones, recuerdan al directivo que el desarrollo de la empresa se debe a la labor de sus trabajadores por más de un siglo y no por la gestión de los extranjeros. “Detrás de los 100 años siempre ha estado el talento y la tenacidad de los colombianos que han trabajado por muchos años en esta empresa y que hoy usted menosprecia. Es el talento colombiano que durante todo este tiempo ha hecho de esta compañía lo que es”.  

Directivos de Avianca

 

En cuanto a Renato Covelo Frutos, vicepresidente de asuntos legales, se evidenció que hace pocos días, en las reuniones semanales que efectuaba con empleados de la aerolínea, explicó las razones por las cuales no se podían pagar bonos a gerentes y directores, que estaban acordados en sus contratos de trabajo. En concreto, manifestó que no se podía cumplir con esa obligación en razón a que para el año 2019 Avianca registró millonarias pérdidas.

No obstante, en las reuniones y en varias comunicaciones entregadas a la aerolínea, los empleados reiteraron que pese a esa situación, a funcionarios del nivel ejecutivo no accedieron al beneficio de los bonos aunque cumplieron con las metas acordadas, pero a cambio si se pagaron estímulos en dólares a directivos que para el año 2019 no habían ingresado a la aerolínea.

En cuanto a Paola Villate, directora de relaciones laborales, ha sido conminada a fin de entender la difícil situación de miles de trabajadores y sus familias y a que explique porque la compañía sigue contratando directivos con salarios significativos mientras se propone reducción de salarios en niveles operativos.

Los trabajadores de la aerolínea no dejan títere con cabeza. Señalan de la debacle también a otros dos directivos de la empresa. Diana Calixto, de quien aseguran tiene responsabilidad en el caso Reficar y Eduardo Mendoza, vicepresidente de operaciones de Avianca, mencionado dentro del proceso de interceptaciones ilegales a sindicatos de pilotos, recibieron significativos bonos en dólares.

En contraste evidenciaron que ello sucedió al tiempo que para el ingreso de empleados del nivel operativo, deben someterse a prueba de polígrafo, se revisan todos los antecedentes del trabajador y miembros de su familia y desde hace un mes se conoció el pago de bonos por mas de siete millones de dólares a sus principales directivos, mientras los empleados afrontan crisis económica.

Trabajadores de Avianca

 

Las denuncias de los trabajadores crecen en medio del anonimato. Al interior de la compañía ahora sus empleados y exempleados buscan respuestas a información que Avianca se abstiene de responder oficialmente. Se indaga si varios directivos recibieron salarios y bonificaciones anticipados.

Además de que manera y si es legal dentro de un ejercicio societario en plena crisis de la aerolínea, salieron cuantiosos recursos para sostener y sacar avante la operación de la compañía Taca en El Salvador,  al tiempo que en Colombia, Avianca tiene una significativa deuda en impuestos, pago de parafiscales, de contribuciones a la Aeronáutica Civil y a proveedores, entre otras acreencias.

Según los registros de la Superintendencia Financiera, las deudas de Avianca llegaron a US$5.356 millones a marzo de este año. Precisamente, en información entregada a ese organismo de control esta semana, la aerolínea informó que tiene hoy tiene como principales compromisos financieros tres préstamos que suman US$2.000 millones con tenedores de bonos e inversionistas.

Hace pocas semanas la aerolínea inició operaciones en Colombia y en el exterior y está en proceso de normalizar su operación que tampoco se detiene en el ámbito de las inversiones. De hecho, este jueves formalizó la compra del 19.9% de las acciones de LifeMiles a Advent International por un valor de US$195 millones, que representa ahora la participación mayoritaria con el 89.9% del plan de fidelización de viajeros.

Tribunal de Quiebras de EEUU

 

Desde el pasado 10 de mayo cuando Avianca tuvo que acogerse al capítulo 11 de la Ley de Bancarrotas de Estados Unidos por el impacto de la pandemia sigue replanteando su operación, otros factores propios de  la industria y por manejos cuestionados, sus trabajadores y extrabajadores, principales damnificados, no dejan de escudriñar las actuaciones de los directivos.

“¿Dónde está el ministerio de Trabajo, ente creado para proteger a los empleados, o es que los empleados de la compañía en donde trabaja la hermana del presidente no tienen derecho a la protección?,  se preguntan los empleados de la aerolínea, al tiempo que concluyen en una comunicación, “sin miedo y con decisión sigamos expresando a la empresa nuestro sentir, de manera anónima, pues ya sabemos las consecuencias, los directivos y si es el caso el país debe saber lo que estamos viviendo y sintiendo”. 

Escribanos