Publicidad


Publicidad

Rastro electoral de la modelo Elizabeth Loaiza

Tras bambalinas de su aspiración al Concejo de Bogotá, la reconocida mujer de las pasarelas y reina de las redes sociales tiene manejadores que generan polémica. Una campaña con muchos clic y varios interrogantes.

Por Agencia Periodismo Investigativo | Mié, 10/03/2021 - 07:38

La más reciente aparición de la candidata al Concejo de Bogotá, la modelo Elizabeth Loaiza sorprendió. La aspirante al cabildo capitalino por la lista cerrada del partido Colombia Renaciente, que encabeza la exalcaldesa Clara López, divulgó profusamente imágenes en las cuales mostraba su nuevo tatuaje. Se trata del logosímbolo de esa colectividad en su pelvis. 

Adportas de elecciones, el asunto se interpretó como el envión final de Loaiza para recordarle al público que tiene aspiraciones políticas. Sin embargo, para otros la difusión de las imágenes obedece a un intento desesperado de la postulante ante la perspectiva de resultados negativos, derivados de la tradición electoral y el rastro poco alentador de quien en realidad la acercó a la política.

La primera vez que el país conoció de Elizabeth Loaiza fue en el año 2006 cuando obtuvo la corona como Miss Mundo Colombia. Un evento de belleza que desde hace dos décadas le ganó el pulso al Concurso Nacional de Belleza de Raimundo Angulo. Desde entonces se quedó con la franquicia para enviar representante al concurso internacional de Miss Mundo, el certamen más antiguo de la historia. 

Un año después y con apenas 19 años, Loaiza anunció su boda con el recién elegido concejal de Bogotá, Rafael Alberto Escrucería quien para ese momento contaba con apenas 21 años, convirtiéndose en el cabildante más joven de la historia.

A cuestas cargaba un frondoso árbol genealógico político cuyas raíces se remontan al departamento de Nariño, desde los años 50, cuando el primer Escrucería de nombre Julio César estuvo en el Congreso durante dos décadas.

Rafael Escrucería


El abuelo de Rafael Escrucería es Samuel Escrucería Delgado quien murió en una cárcel de Estados Unidos en 1992, mientras purgaba una condena a 240 años de prisión por tráfico de estupefacientes.

En el entretanto, en Colombia, el hijo del sentenciado narcotraficante quien llevaba su mismo nombre, Samuel Alberto Escrucería Manzi navegaba sin contratiempos en los cargos de elección popular, con electorado, especialmente en los departamentos de Nariño, Cauca y Valle del Cauca.

Escrucería Manzi, padre de Rafael Escrucería y exsuegro de Elizabeth Loaiza, ocupó en tres periodos una curul en la Cámara de Representantes y luego saltó al Senado. Sin embargo, en 1992 justo el mismo año de la muerte de su padre en prisión, se convirtió en el primer legislador en decretarse la pérdida de investidura por parte del Consejo de Estado.

Quince años después, su hijo Rafael Escrucería, recogió con apenas 21 años las banderas políticas de su padre y logró una curul en el Concejo de Bogotá por el cuestionado y polémico partido PIN. Ese mismo año contrajo matrimonio con Loaiza quien ostentando el título de Miss Mundo y perfilándose como la nueva revelación en la pasarela y la publicidad, parecía que el único techo de esta pareja era el cielo.

Sin embargo, Escrucería terminó inmerso en la maraña del denominado carrusel de la contratación del entonces alcalde Samuel Moreno Rojas quien hoy purga tres condenadas de 33, 30 y 27 años de prisión, pero hasta el momento, Escrucería ha logrado hacer el amague a la justicia.

Samuel Moreno


Al punto que a mediados de este año, Gustavo Estupiñan un representante a la Cámara por el Partido Liberal de Nariño acusó públicamente a los Escrucería, padre e hijo, de estar detrás de una demanda en su contra que busca la pérdida de su investidura, como estrategia para que Rafael ocupe su curul, pues Estupiñan le ganó por 7.000 votos.

Pero esta no sería la única estrategia de los Escrucería para recuperar terreno político. Personas cercanas a la exreina, modelo, exparticipante de los realities Desafío África 2013 y Desafío Marruecos 2014 y diosa de las redes sociales, Elizabeth Loaiza, afirman que su exmarido y padre de Sofía, su hija, es el cerebro detrás de la decisión de la caleña de aspirar al Concejo en el tercer renglón de la lista encabezada por la exalcadesa encargada de Bogotá y exministra de Trabajo del gobierno de Juan Manuel Santos, Clara López Obregón.

Desde que anunció su aspiración al Concejo de Bogotá, las cábalas electorales no cesan. Su aval viene de Colombia Renaciente, un partido nuevo, fundado por altos funcionarios del gobierno de Juan Manuel Santos. Por ejemplo, la exministra de Cultura, Nigeria Rentería aspira a la gobernación del Chocó, la exdirectora de Coldeportes y alfil de la actual gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, Clara Luz Roldán también hace parte del nuevo partido.

El día del lanzamiento del movimiento, el pasado 14 de marzo, con la vocería del exsecretario general de Palacio de Nariño y exdirector del Sena, Alfonso Prada, quedó claro que este partido es de los santistas pura sangre.

Por eso sorprendió meses después el aval de Elizabeth Loaiza, quien de inmediato inició su campaña en redes sociales, mezclando videos y fotografías electorares con otros más sugestivos. Aunque ha lanzado toda clase de propuestas, desde la formalización laboral de los taxistas hasta nutrición en la primera infancia, lo cierto es que no la tiene fácil.Para lograr ocupar una de las 45 curules que conforman el Concejo de Bogotá se requiere que su partido pase el umbral electoral y obtenga un mínimo estimado de 180.000 votos.

Los más recientes pronósticos indican que la principal fuerza electoral sería el Partido Verde con un poco más de 380.000 votos lo que le aseguraría ocho curules. A este le  seguiría el Centro Democrático con siete curules. Luego el  Partido Liberal con seis, Cambio Radical con cinco y el movimiento Galán Bogotá para la gente con cuatro.


Según los analistas políticos, posteriormente aparecería el Polo Democrático con tres curules, el Partido Conservador con tres, Colombia Justa y Libre con tres, Partido Mira con dos, Colombia Humana con dos, Partido de la U con una y de pasar el umbral, Colombia Renaciente con una curul que correspondería a la exalcaldesa Clara López, dejando por fuera la aspiración de la modelo Loaiza.

Con más de dos millones de seguidores en todas su redes sociales y un entorno político con luces y sombras, en pocas horas se definirá si la modelo Elizabeth Loaiza logra materializar en las urnas la acogida que tiene en el mundo virtual.

Aviso API