Nuevo escándalo de corrupción en el Vaticano: excardenal Angelo Becciu y su "sobrina"

Por Tania M Quiroga Páez. | Vie, 09/10/2020 - 14:32

El caso de Angelo Becciu y su "sobrina": el presunto acto de apropiación indebida de los fondos del Vaticano por parte del excardenal es el séptimo caso de corrupción en la Santa Sede en 2020.

Vaticano

 

Dos semanas después de que el Papa Francisco retirara a Angelo Becciu sus derechos como cardenal, al igual que de su cargo de prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, un nuevo caso de corrupción en el Vaticano, por séptima vez en el año la Santa Sede Católica es blanco de un desfalco.

Angelo Becciu, quien ocupaba el segundo cargo más importante de la Secretaría de Estado del Vaticano, hoy pasa por la mayor condena que un cardenal puede pagar por orden del Papa, quien desde el inicio de su mandato ha asegurado no tener ningún tipo de tolerancia con estas prácticas. Presuntamente, el excardenal habría hurtado parte los fondos del Vaticano, provenientes del depósito de donaciones del Vaticano destinado a obras de caridad.

Las acusaciones iniciales afirmaban que Becciu habría sido el responsable del desvío de hasta 100 mil euros de los fondos de la Santa Sede a las cuentas de dos de sus hermanos. Parte de este dinero estaría desviado a la cooperativa Spes, aliada con Cáritas y que está, curiosamente, liderada por su hermano Tonino. El resto del dinero habría sido utilizado para la remodelación de una propiedad de otro de sus hermanos en Cuba.

Como si fuera poco, la fiscalía vaticana abrió una investigación a  Becciu por la adquisición de un inmueble en Londres valorado en 200 millones de euros, al parecer pagados con los fondos del Vaticano.

A este impactante escándalo se suma que el abogado de George Pell, el cardenal australiano investigado y absuelto por delitos sexuales, ha acusado a Becciu de sobornar a testigos de la investigación para que declarasen en contra de Pell, para lo que habría empleado hasta 70 mil euros.

En esta semana, la historia ha tomado un nuevo rumbo que ha agravado la tensa situación. Una nueva ficha ha entrado al caso: Cecilia Marogna, responsable de una agencia humanitaria que realiza diversas actividades en Asia y Oriente Medio.

Se autodenomina como “experta en seguridad en el mundo árabe”, tenía relación estrecha con los servicios de inteligencia del Vaticano, y se presentaba en la Santa Sede como “sobrina” del excardenal. Según las investigaciones del Tribunal eclesiástico que lleva el caso, Becciu habría retirado la cantidad de 500 mil euros del Óbolo de San Pedro para dárselos a su "sobrina",  que supuestamente los usaría en sus misiones humanitarias. Pese a esto, la realidad era otra, pues la diplomática se habría gastado el dinero en artículos de lujo de marcas como Prada o Chanel.

Cabe resaltar que este no es un caso aislado, el excardenal Becciu niega rotundamente las acusaciones. Sin embargo, Cecilia,  ha reconocido los hechos. En declaraciones a medios de comunicación lo único que ha negado Cecilia han sido los rumores de su relación sentimental con Becciu pero acepta el caso de corrupción, e incluso llega a justificarlo, diciendo que no podía “declarar ese dinero en Roma”. Así, la supuesta sobrina del excardenal estaría declarándose culpable de los delitos de fraude fiscal, malversación de fondos y falsedad documental.

 

Con información de Cadena SER