FLIP señala al Estado colombiano de "revictimizar" a la periodista Jineth Bedoya

Jineth Bedoya fue secuestrada en el año 2000 por paramilitares a las afueras de la cárcel La Modelo de Bogotá cuando hacía una investigación para el diario El Espectador, torturada y violada.

Por Tania M Quiroga Páez. | Lun, 15/03/2021 - 20:36

Colombia se retiró de la audiencia ante la Corte IDH por el caso de Jineth Bedoya, argumentando falta de garantías en las intervenciones y preguntas de los jueces, por lo que recusó a varios de ellos.

La Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado confirmó que Colombia se retiró de la audiencia de juicio en el caso de la periodista Jineth Bedoya, luego de recusar a cinco de los seis jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por considerar que no existen garantías.

Por su parte, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) dijo este lunes que el Estado colombiano "revictimiza" y además impide el acceso a la justicia de la periodista colombiana Jineth Bedoya, quien fue víctima de secuestro, tortura y violación durante el ejercicio de su profesión en el conflicto armado.

"Las organizaciones que representamos a la periodista consideramos que la actitud del Estado demuestra la desidia contra las víctimas de violencia sexual en el conflicto armado y niega espacios dignos para acceder a la justicia", expresó la FLIP en un comunicado.

Este pronunciamiento de la FLIP se da después de que el Estado colombiano acusara a los jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) de "falta de objetividad" en el caso, tras lo cual su agente, Camilo Gómez, se retiró de la audiencia que el tribunal lleva a cabo en San José de Costa Rica.

Según Camilo Gómez, en las preguntas formuladas hoy por los jueces a Bedoya en el inicio de la audiencia de tres días, se evidenció "falta de objetividad" de "todos los jueces" con excepción de Eduardo Vio Grossi, quien no realizó preguntas.

La FLIP dijo también que el "retiro del Estado de la audiencia es un acto sin precedentes, lo que genera preocupación sobre el compromiso del Estado colombiano frente al juicio por violaciones de derechos humanos y al sometimiento frente a la decisión que adopte la Corte".