Publicidad


Publicidad

Gobierno de Estados Unidos le retiró la licencia al dueño del zoológico "Tiger King"

Por LeidyHernandez | Sáb, 10/10/2020 - 09:49

Jeff Lowe, dueño del zoo de "Tiger King" desde donde exhibía los animales perdió su licencia, pero hay preocupación por la demanda constante de contenido de grandes felinos en internet, pues suscita cuestionamientos por el futuro de la explotación animal "digital". Se le cuestiona por presunta "explotación de tigres" y el responde con un plan para seguir ganando dinero con sus animales, un negocio que se hará por Internet y en televisión en lugar de en persona y ha prometido dos reality shows en el futuro.

Una de las publicaciones fue en agosto de 2019 cuando el dueño del Parque de Animales Exóticos de Greater Wynnewood, en Oklahoma, subió a Instagram una foto de Nala, un cachorro de león y escribió: "¿Cuántos me gusta puede conseguir la adorable Nala?". Pues diez meses después, la inspectora Bonnie Boone, del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), la encontró tirada en el barro, "aletargada, deprimida y delgada".

NG2

 

Esto se dio durante una inspección rutinaria de Boone y su colega Debbie Cunningham. Por ello fue evidente que la joven leona apenas se movía y supuraba por los ojos y la nariz y su respiración era superficial y rápida, según escribió Boone en el informe de la inspección. Durante el documental de Netflix Tiger King, Boone y Cunningham mostraron a dos lobos artríticos en una jaula con suelo de hormigón, a una osa grizzly a la que se le veían claramente los huesos bajo la piel, a una marta pescadora que cojeaba de una pata y los cadáveres de dos tigres enterrados bajo un montón de escombros chamuscados.

Por estos hechos, el 17 de agosto el USDA retiró a Lowe la licencia para exhibir animales al público como parte de un procedimiento de ejecución oficial contra él y su mujer, Lauren Lowe, por supuesta violación de la Ley de Bienestar Animal de Estados Unidos. Pues según Delcianna Winders, directora de la Animal Law Litigation Clinic en la Facultad de Derecho Lewis y Clark en Portland, Oregón, "En lo que respecta a la explotación de tigres, Lowe es uno de los principales actores". 

Frente a las acusaciones, Jeff Lowe no ha hecho comentarios sobre la suspensión de la licencia pero expresó que "vamos a demandar al USDA, así que no podemos compartir nada por ahora" y por medio de Facebook escribió que el USDA "se ha doblado a las presiones de PETA y sigue haciendo falsas acusaciones contra mí" y describe las acusaciones del USDA como "una retahíla de falsedades".

La suspensión de la licencia durará 21 días; sin embargo Lowe anunció que iba a renunciar a esta y anunció un plan que, según expertos legales e incluso el USDA, podría transgredir la ley. Con esta idea, Lowe seguirá ganando dinero con sus animales mostrándoselos al público, pero el negocio se hará por Internet y en televisión en lugar de en persona.

Animal en mal estado

 

Por el momento, debido al cierre al público del Parque de Animales Exóticos de Greater Wynnewood el 5 de octubre, Lowe trasladó a todos los animales a un nuevo centro, el Tiger King Park, en Thackerville, Oklahoma. Así, en su nuevo plan ha prometido dos reality shows en el futuro y sigue incluyendo a sus animales en los vídeos de pago de la plataforma social Cameo.

Cabe mencionar que el contenido con animales exóticos cautivos en plataformas sociales como TikTok, Cameo y YouTube está adquiriendo más popularidad que nunca, así que el USDA tendrá que decidir si aplicará su autoridad a las exhibiciones digitales de animales o se arriesgará a sentar un precedente inquietante, señala Winder.

"Si el USDA permite que la comercialización digital descontrolada, podría incentivar la creación de una nueva industria de personas que monetizan a los animales [en redes sociales] sin supervisión alguna", afirma. Señala que sería "aterradoramente fácil" que cualquier estrella de las redes sociales consiguiera animales salvajes "sin ninguna experiencia" y empezara a compartirlos con su audiencia. "Debido a que las condiciones suelen ser horribles en las instalaciones en las que ya hay escasa supervisión, me preocupa mucho lo que podría significar para los animales".

 

Con información de National Geographic