Enviarán ayudas humanitarias a desplazados en Murindó, Antioquia

La caída de un niño de 13 años en un campo minado aumentó el temor de las comunidades. El menor de edad perdió una pierna por la gravedad de las lesiones.

Por Tania M Quiroga Páez. | Sáb, 06/03/2021 - 15:09

Con hombres de la Séptima División del Ejército, se adelantan jornadas de desminado en los corredores que conectan a los resguardos.

El pasado fin de semana, decenas de habitantes abandonaron la zona del cementerio y se fueron para la cabecera municipal de Murindó.

Los enfrentamientos armados entre integrantes del ELN y el Clan del Golfo en Murindó, continúan amenazando la vida de más de 4 mil indígenas que se desplazan entre los resguardos para protegerse de los grupos armados ilegales, que están sembrando minas antipersonal. 

El gobernador encargado de Antioquia Luis Fernando Suárez, anunció el envío de ayudas humanitarias a estas comunidades en las que ya escasean los alimentos por la imposibilidad de acceder a sus cultivos de pancoger. 

Suárez explicó que: “tenemos un desplazamiento que estamos atendiendo, vamos a garantizar el envío de ayuda humanitaria a esta población. Aquí tenemos un problema de seguridad pública debido a la presencia de grupos ilegales”.

En el último desplazamiento masivo, que quedó registrado en video, por lo menos 200 personas, entre los qué hay adultos mayores y menores de edad, empacaron sus pertenencias y algunos de sus animales para irse hacia otro resguardo.

La caída de un niño de 13 años en un campo minado aumentó el temor de las comunidades. El menor de edad perdió una pierna por la gravedad de las lesiones.

El Gobernador encargado manifestó su rechazo frente a la actuación de los grupos armados e indicó que: “ es muy doloroso ver niños indígenas que están cayendo en estas trampas mortales que estos delincuentes están poniendo en el territorio”.

Con hombres de la Séptima División del Ejército, se adelantan jornadas de desminado en los corredores que conectan a los resguardos, así mismo se prometió un refuerzo en la presencia institucional con los que se pretende garantizar la salida de los grupos al margen de la ley.