Publicidad


Publicidad

Denuncian caza ilegal de fauna silvestre en un criadero de perros en Santander

En la vereda El Uvito, en el municipio de Vélez, dos sujetos entrenan perros para que cacen todo tipo de animales silvestres de la zona, para luego comercializarlos dentro y fuera del país bajo el nombre de 'sabueso fino colombiano'.

 CAZA ILEGAN FAUNA SILVESTRE
Por Agencia Periodismo Investigativo | Vie, 09/09/2022 - 19:06 Créditos: Twitter @lorenzolizarazo

El portal periodístico Ecolecuá denunció un caso de maltrato animal y caza ilegal de fauna silvestre en el municipio de Vélez, Santander. En aquel territorio del país, específicamente en la vereda El Uvito se encuentra un criadero de perros que son entrenados para cazar animales silvestres.

Los encargados de guiar esta práctica son Segundo Güiza y su hermano Julio Güiza, ellos se encargan de cazar y atar con una cuerda a animales como armadillos o tinajos, para evitar que escapen y puedan ser presa fácil de los perros que ellos entrenan, aquellos que han denominado como 'sabueso fino colombiano'. 

Aparentemente, esta práctica es un método de entrenamiento para los perros, los cuales son enviados a diferentes departamentos de Colombia o incluso países como Paraguay y Venezuela.

En un audio revelado por Ecolecuá se escucha a Julio Güiza decir lo siguiente:

Estos perros le van a cazar el animal que usted les ponga a cazar. Acá donde yo estoy hay guagua, armadillo, pero estos perros le van a cazar lo que sumercé les ponga. Perros que cazan venado, chigüiro...

Los vecinos de estos sujetos ya han denunciado ante las autoridades este caso de cacería de fauna silvestre y maltrato animal. Sin embargo,  parece que los hermanos Güiza todavía no han recibido sanción alguna por sus actos, mismos con los que se están lucrando. 

Este tipo de maltrato animal es castigado por la ley 1774 de 2016 con la que se busca garantizar la compasión, cuidado, prevención del sufrimiento y erradicación del cautiverio de los animales. Estos hechos son castigados con el pago de entre 5 y 50 salarios mínimos o la una condena de 12 a 36 meses de prisión e inhabilidad para ejercer cualquier cargo profesional que implique el contacto con animales.

 

También le puede interesar: