Publicidad


Publicidad

Desesperación y hambre: Situación en Shanghái ante confinamiento por Covid-19

Las personas gritan desde sus casas. La ciudad de 26 millones de habitantes se está quedando sin comida. Autoridades están sacrificando mascotas presuntamente contagiadas.

Desesperación y hambre: Situación en Shanghái ante confinamiento por Covid-19
Por LeidyHernandez | Mar, 12/04/2022 - 07:16 Créditos: Reuters

Los ciudadanos de Shanghái pasan un crítico momento. Los más recientes casos de Covid-19 han puesto en confinamiento obligatorio a los asintomáticos, los menores han sido separados de sus padres, se reporta escasez de alimentos y la desesperación comienza a ser evidente ante el mundo.

Aunque la pandemia ha sido controlada a nivel mundial y los casos de contagiados han ido disminuyendo drásticamente, en China las autoridades han vuelto a tomar drásticas medidas. 23 ciudades del país están en confinamiento total o parcial y las personas gritan desde sus casas protestando por las medidas.

Por medio de videos en redes sociales se ha dado a conocer los momentos de los ciudadanos confinados. Semanas antes se conocieron, también, las protestas por la separación de menores de padres que han dado positivo para coronavirus.

SANITARIOS
Autoridades sanitarias chinas en medio de la emergencia que establecieron por nuevos casos de contagio / AFP

 

Residentes en Shanghái gritan desde sus apartamentos de gran altura tras siete días seguidos de cierre. "Yao ming le" y "yao si", se escucha, expresiones que significan "vida y muerte", pero también significan más literalmente "pedir la muerte".

El funcionario Gu Honghui, expresó que Shanghái estaba dividida en 7624 áreas que aún estaban selladas con un grupo de 2460 ahora sujeto a "controles" después de una semana sin nuevas infecciones, y 7565 "áreas de prevención" que se abrirán después de dos semanas sin un caso positivo.

Aquellos en "áreas de prevención" que se mueven por sus vecindarios deben observar el distanciamiento social y podrían ser sellados nuevamente si hay nuevas infecciones, agregó Gu.

 

A la situación se le agrega el reporte de escasez de alimentos, los médicos y las enfermeras están exhaustos y el servicio médico y hospitalario está colapsando. El epidemiólogo y economista de la salud, Eric Feigl-Ding, dio a conocer que muchas personas ahora están reduciendo las comidas. Además, hay revendedores de alimentos oportunistas que intentan aumentar los precios. “Me preocupa lo que sucederá en una semana más”, expresó.

En Shanghái se está extendiendo el bloqueo indefinidamente por ahora con fecha de finalización indeterminada. Se están trasladando a 38.000 trabajadores médicos de todo el país a Shanghái y mientras algunos pasan hambre, los barrios más ricos tienen mucho, revela el médico.

Antes de la crisis, la entrega de alimentos solía costar 30 yuanes y ahora la tarifa es de 200-300 yuanes para obtener comida.

 

Los adultos y los menores se ven envueltos en las decisiones gubernamentales. Si un menor da positivo para coronavirus, el régimen los separa de sus padres, incluidos los bebés. La situación ha llevado a una lluvia de críticas internacionales. Diplomáticos occidentales expresaron su preocupación por la extrema medida.

Mientras Shanghái argumenta que se trata de requisitos de prevención de epidemias, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha recibido cartas de más de 30 países pidiendo frenar la medida. El 31 de marzo, el consulado francés en Shanghái expresó: “Solicitamos que bajo ninguna circunstancia se separen padres e hijos”.

Las mascotas no se salvan de las medidas, pero contra ellas son más drásticas y fatales. El miedo de las autoridades por el contagio por medio de perros y gatos ha llevado a medida ordenada por el régimen de Xi Jinping.

Videos han dejado en evidencia cómo agentes matan violentamente a los animales que sufren indefensos. Funcionarios del gobierno chino, vestido con un traje de protección, se ven golpeando perros en la calle y hasta la muerte.

Un comunicado local dio argumentó que el comité de barrio había confesado haber eliminado al animal por “miedo a infectarse”, admitiendo que se trataba de un acto “irreflexivo”.

Uno de los casos contra los animales quedó registrado en un multimedia cuando vecino del complejo Xinghai Jiayuan mostró a un trabajador golpeando tres veces con una pala a un perro corgi que había corrido detrás del autobús que llevaba a su cuidador a un centro de aislamiento.

CHINAPRUEBAS
Medidas sanitarias en Shanghái ante casos positivos de Covid-19 / AFP

 

El empleado explicó: “La gente tiene miedo de las bacterias y la transmisión. No lo hemos pensado bien. Nuestro director le ha dicho al dueño que le compensarían después”.

La situación y medidas se toman en medio de un momento político. Se viene una reorganización política que se realiza dos veces por década y el próximo otoño se espera que el líder chino Xi Jinping asuma un tercer mandato.

Antes de la decisión, los analistas analizan que el régimen no se arriesgaría a relajar su postura de cero covid antes de esa fecha. Se trataría de un miedo temor a un brote desestabilizador.

Según las autoridades sanitarias, el virus podría abrumar los sistemas de atención médica y poner en riesgo a los ancianos, que se quedan atrás en las vacunas.

También le puede interesar: