Publicidad


Publicidad

Joe Biden ordena continuar con las ayudas para la lucha contra el narcotráfico en Colombia

Solicitó al Departamento de Estado y al Ministerio de Defensa de la potencia mundial mantener el giro de los recursos para la asistencia en seguridad aérea e interceptar aeronaves que transporten cocaína.

Por Laura Niño | Mié, 10/08/2022 - 07:03

En un comunicado, el presidente de los Estados Unidos indicó que la interdicción de aeronaves sospechosas de llevar a cabo operaciones de tráfico de drogas en el espacio aéreo colombiano, es "necesaria" a causa de la amenaza del  tráfico ilegal de drogas representa para la seguridad nacional de Colombia.

Biden destacó que el país afectado, Colombia, tiene los procedimientos apropiados en marcha para proteger la vida de los inocentes en el aire y en la tierra en relación a estas operaciones de interdicción.

En entrevista con Bluradio, Nathan Maclik, director de la sección de asuntos  antinarcóticos de la embajada de Estados Unidos de Colombia mencionó que en los nuevos cambios, el uso de dispersión de glifosato está en manos del mandato colombiano

Además, el comunicado de la casa blanca, mencionó que se tendrá en cuenta el medio ambiente y la erradicación de los cultivos ilícitos. Esto se logrará con la requerida responsabilidad compartida de los dos países.

Nathan Maclik, destacó la labor del Gobierno anterior y mencionó que se logró un récord de erradicación e incautación que permitió una reducción integral ante la oferta, herramienta que va a abrir soluciones en largo plazo. 

Añadió que la idea es implementar un plan de intervención muy coordinado en los municipios donde las personas se ven afectadas por el narcotráfico como Cáceres y Tumaco. Esto se piensa lograr fortaleciendo la confianza de la policía y la comunidad, proyectos de infraestructura, capacitación agrícola, entre otras iniciativas. 

Vale la pena resaltar que la tendencia de crecimiento de los cultivos de coca en Colombia se frenó en 2018 pero el número de hectáreas sembradas sigue en máximos históricos pese a que pasó de 171.000 en 2017 a 154.000 en 2019, según los informes de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (Unodc).

En 2014 una sentencia de la Corte Constitucional colombiana ordenó la suspensión de las aspersiones aéreas luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyera al glifosato entre los herbicidas que pueden causar cáncer en humanos.

A mediados de 2015, durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, el Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE) acató la sentencia del alto tribunal que dos años después emitió un nuevo fallo en el que estableció que sería posible reanudar las aspersiones aéreas si una investigación científica, de forma "objetiva y concluyente, demuestra la ausencia de daño para la salud y el medio ambiente".