Publicidad


Publicidad

Soldado testigo de la violación de la niña Embera reconoció que no dijo toda la verdad de los hechos

Por LeidyHernandez | Jue, 15/10/2020 - 08:11

Durante la audiencia en la Procuraduría adelantada por la violación de la niña embera en Puerto Rico, Risaralda, el soldado Santiago Bedoya Valencia afirmó que en su declaración ante la Fiscalía no dijo toda la verdad de los hechos y que el sargento Díaz les dijo qué tenían que declarar ante las autoridades.

Implicados en violación de niña embera

 

Agregó que fueron puestos en formación en la unidad militar y que la víctima identificó a los responsables de la violación registrada el 21 de junio. Por los hechos, dijo que inicialmente tres de los uniformados negaron su responsabilidad en los hechos y luego dos de ellos,  Juan Camilo Morales Poveda y Yair Stiven González, reconocieron que sí lo hicieron.

Cabe resaltar que es ante el procurador Hernán Rincón Cuéllar que se realiza la audiencia de juicio disciplinario contra siete uniformados señalados de la violación de la menor, los uniformados son identificados como Juan Camilo Morales Poveda, Yair Stiven González, José Luis Holguín Pérez, Juan David Guaidía Ruiz, Óscar Eduardo Gil Alzate, Deyson Andrés Isaza Zapata, y a Luis Fernando Mangaret Hernández, a quienes la Fiscalía les imputó cargos.

Bedoya Valencia indicó que su superior le dijo que declarara que todos los días se movían de sitio y no permanecían todo el tiempo en el mismo lugar y que eso no era cierto y que en realidad se habían instalado a la salida del colegio del corregimiento Santa Cecilia. Dijo que estuvieron allí en el colegio a pesar de que tenían prohibido permanecer en ese tipo de instituciones.

Además, frente a esta revelación, otro de los uniformados ratificó que sus superiores les dieron instrucciones de las versiones que tenían que dar, pero que él no les hizo caso y sí dijo la verdad de lo sucedido. Por su parte, el soldado Juan Sebastián Imbachí Girón, dijo que antes de las declaraciones a la Fiscalía sus superiores les dijeron que "había ciertas cosas" de las que no podían hablar.