Publicidad


Publicidad

Pescador de Magdalena sobrevivió a morir asfixiado luego de tragar un pez vivo por accidente

El personal médico del Hospital Santander Herrera logró extraerle del esófago, una mojarra de 18 centímetros de largo, a un pescador del municipio de Pivijay, Magdalena.

Una mojarra atorada en la garganta de un hombre sorprendió a un médico cirujano, que fue protagonista en la intervención que permitió salvarle la vida a un pescador de Magdalena en la mañana del domingo 24 de enero.

Un pez de 18 centímetros atorado en el esófago de un ciudadano llamó la atención del cuerpo médico del Hospital Santander Herrera del municipio de Pivijay, en Magdalena.

Al parecer, de manera accidental el ciudadano se habría tragado al animal mientras pescaba y, en señal de ayuda, hizo señas de que estaba asfixiándose para que lo pudieran asistir y sacarle la mojarra atorada en su garganta.

De acuerdo con información publicada por el diario El Heraldo, el infortunado hecho se habría dado luego de que el inexperto pescador de 24 años atrapara su primera presa y en ese mismo instante decidiera lanzar de nuevo la red al agua para pescar un nuevo animal

El accidente ocurrió porque el hombre decidió sostenerla con la boca mientras jalaba de la red de pesca, con tan mala suerte que el animal se le metió en su cuerpo por vía oral y quedó atorado en su esófago.

Con información de Infobae.